Parque Nacional Podocarpus

Parque Nacional Podocarpus

Desde los fríos páramos andinos hasta la cálida cuenca amazónica se extiende este megadiverso parque, que toma su nombre del milenario romerillo o Podocarpus. El romerillo es la única conífera nativa del país, y apenas una de las cuatro mil especies de plantas que crecen aquí. No es raro encontrar hasta ocho tipos de coloridas orquídeas en el tronco de un solo árbol de mediana altura… ¡Y pensar que existen gigantes de hasta cuarenta metros! Verdaderos rascacielos que dan residencia a decenas de especies diferentes.

Para los amantes de las aves, el Podocarpus también es un lugar excepcional. Más de 600 especies de aves lo convierten en un destino obligatorio no solo de expertos, sino también de observadores aficionados. En 1997, la importancia de esta avifauna se incrementó aún más con el descubrimiento del jocotoco, una rara y tímida especie hallada en las inmediaciones del parque, y de la que se han encontrado poco más de 50 individuos.

Esta riqueza biológica tiene como marco parajes de una belleza sin parangones: desde valles hasta montañas y extensos páramos, laderas escarpadas y cañones profundos, ríos cristalinos, impresionantes cascadas y cerca de cien lagunas que pueden ser visitados por los excursionistas. En el trayecto a las lagunas del Compadre hay un pintoresco refugio equipado con comedor y cocina, y unas pocas pero cómodas cabañas que permiten al turista disfrutar de estadías más largas dentro del Podocarpus.

Cerca del parque se encuentra Vilcabamba, un mítico pueblo que, según dicen, basados en la inusual longevidad de sus habitantes, guarda el secreto de la larga vida.

ATRACCIONES TURÍSTICAS
  • Lagunas del Compadre: A catorce kilómetros del centro administrativo de Cajanuma se ubica este sistema lacustre, famoso por la pesca deportiva de trucha. Es posible acampar en sus orillas y recorrer los alrededores repletos de lagunas más pequeñas. 
  • Bombuscaro: Ubicado a seis kilómetros de Zamora, es un sector que toma su nombre del río Bombuscaro, con senderos autoguiados, gran diversidad de aves y clima agradable, ideal para un chapuzón. 
  • Cerro Toledo: Un mirador natural al sur del Parque desde donde se observa el bosque y la topografía típica de los Andes australes. Ideal para el avistamiento de aves. 
  • Valles de Yangana y Quinara: Dos valles pequeños al sur del parque donde, según se cree, se esconden algunos tesoros incas. 
  • Cordillera de Sabanillas: El paso de este ramal de los Andes, en la carretera hacia Valladolid, brinda acceso a un bosque andino y páramo herbáceo extraordinarios. Cerca se ubica la reserva privada Tapichalaca, bastión del rarísimo jocotoco. 
  • Valle de Vilcabamba: Legendario valle cálido ubicado hacia el sur de Loja, en la vía a Yangana y Valladolid. Es famoso por la longevidad de sus habitantes. Está en la vecindad del parque, con el que comparte bosques nativos por los que se realizan caminatas. 
UBICACIÓN: Loja y Zamora Chinchipe.
EXTENSIÓN: 146 280 hectáreas.
ELEVACIÓN: 900 – 3 600 msnm.
CLIMA: varía, según la altitud entre 6 y 22 °C.
ECOSISTEMAS: bosque nublado, bosque andino, páramo arbustivo, páramo herbáceo, lagunas.

Ecuador Terra Incognita, 2010. Ecuador: turismo en áreas protegidas. Ministerio de Turismo, Quito